Diagnóstico Nutricional Avanzado del olivo

Finalizada la cosecha el olivo comienza su proceso de renovación vegetal. Momento idóneo para saber en qué estado se encuentra el cultivo y proporcionarle los cuidados necesarios de cara a aumentar la producción de la cosecha siguiente. 


La nutrición del olivo es uno de los aspectos más importantes para su óptimo desarrollo vegetativo y productivo. Es fundamental que su estado nutricional sea equilibrado durante todo el año para asegurar altas producciones, lograr un cultivo sano y conservar el entorno. Y para conocerlo la mejor herramienta es el Diagnóstico Nutricional Avanzado o análisis foliar avanzado que, junto con la analítica de fertilidad del suelo, permite detectar desequilibrios nutricionales y diseñar medidas correctoras adaptadas a las demandas del olivo.

¿Qué es un análisis foliar?

Es un tipo de analítica que precisa la cantidad de nutrientes que la planta ha absorbido en un periodo determinado y, según sus resultados y correcta interpretación, la mejor manera de valorar las carencias nutricionales del olivar. Los parámetros esenciales para determinar el nivel nutricional de la planta son: Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Magnesio, Manganeso, Zinc y Boro. Aunque la apariencia de un cultivo sea buena, es posible que alguno de los nutrientes no se encuentre en los niveles adecuados y, por tanto, su desarrollo vegetativo se vea condicionado.

Conforme avanzan los conocimientos sobre nutrición del olivo y sus requisitos nutricionales en función del estado fisiológico en el que se encuentre, el análisis foliar se ha convertido en un método imprescindible para realizar una fertilización adecuada y racional. Además de conocer el estado nutricional, este análisis es fundamental en los casos en que se aplica fertirriego. Ya que permite actuar de inmediato para corregir los desequilibrios nutritivos que la planta pueda presentar incorporando a través del agua de riego los nutrientes requeridos y que son rápidamente absorbidos por el cultivo.

El análisis foliar es una herramienta imprescindible para realizar una fertilización adecuada y racional y fundamental cuando se aplica fertirriego.

El análisis foliar es útiles para:

  • Confirmar un diagnóstico a partir de síntomas visibles.
  • Identificar carencias ocultas que aún no producen síntomas.
  • Ubicar áreas de suelo con deficiencias de nutrientes.
  • Determinar cuáles nutrientes ha absorbido la planta.
  • Aprender sobre interacciones entre nutrientes.
  • Estudiar el funcionamiento de los nutrientes en plantas.
  • Sugerir estudios o pruebas adicionales.

¿Cuándo es el periodo  ideal para realizarlo?

Habitualmente se realizan durante el mes de Julio coincidiendo con la parada estival del olivo, obteniendo con ellos una valoración nutricional puntual en una época concreta del año. Hasta la fecha, para este periodo y para los parámetros N, P, K, Ca, Mg, Mn, Zn y B los valores de referencia descritos son Deficiente, Bajo, Normal y Alto. Sin embargo, aunque Julio es el periodo establecido, resulta insuficiente para conocer el estado nutricional en continuo del olivo en sus diferentes ciclos de desarrollo, sobre todo postcosecha, periodo en el que la planta necesita mayor aporte de nutrientes para recuperar su equilibrio.

Para conseguir una Nutrición de Precisión es imprescindible obtener información sobre el estado nutricional del olivo en cualquier época del año y para ello era necesario definir un nuevo criterio de interpretación de los valores nutricionales, con un doble objetivo:

  • Evaluar el estado nutricional de la planta de manera continua.
  • Saber cómo y cuándo actuar, corrigiendo o potenciando determinados nutrientes mediante tratamientos de fertilización, tanto foliares como de suelo o fertirriego, adaptados a necesidades específicas.

Con esta doble finalidad, desarrollamos el Diagnóstico Nutricional Avanzado «DNA» un novedoso sistema de interpretación de los valores nutricionales, a través del cual es posible realizar los análisis foliares en cualquier época del año, en función de las necesidades de la finca y del olivicultor.

En la olivicultura actual, un análisis foliar anual resulta insuficiente para conocer el estado nutricional en continuo. Proponemos el Diagnóstico Nutricional Avanzado para realizarlos en cualquier época del año, muy valioso postcosecha.

La información que nos proporciona el «DNA» nos permite asegurar el equilibrio nutricional de la planta a lo largo de todo el año, el seguimiento y control permanente del cultivo, anticiparnos a deficiencias que pueden repercutir negativamente en la producción y prever mayores rendimientos.


El Diagnóstico Nutricional Avanzado es fruto de 15 años de trabajo realizando más de 10.000 analíticas foliares y analizando más de 64.000 parámetros que, mediante minería de datos, nos ha permitido establecer las principales relaciones entre nutrientes esenciales y su clasificación en función del nivel de deficiencia. Este sistema de interpretación detecta el nutriente o grupo de nutrientes que condicionan el desarrollo vegetativo del olivo y, de este modo, es posible hacer recomendaciones más precisas y eficaces en función de los contenidos de nutrientes.

¿Quieres saber en qué estado ha quedado tu olivar tras la cosecha, hablamos?