Efectividad de los fungicidas cúpricos en olivar 

La aparición de nuevas enfermedades y el repunte de las ya conocidas más virulentas y resistentes, las exigencias legales para determinados fungicidas unido a la protección del medio ambiente, de la salud humana y animal presentan un panorama incierto para la gestión de la sanidad vegetal que requiere un cambio de paradigma a la hora de abordar la salud del del olivar.


Sobre los fungicidas cúpricos

Algunas de las enfermedades áreas más extendidas a nivel mundial en olivar, como el Repilo (Spilocaea oleagina),  la Antracnosis o Aceituna jabonosa (Colletotrichum Acutatum), el Repilo plomizo o Emplomado (Pseudocercospora cladosporioides), la Lepra del olivo (Neofabraea vagabunda) o la Tuberculosis del Olivo (Pseudomonas savastanoi), están provocando considerables pérdidas de las cosechas comprometiendo la capacidad productividad y la supervivencia de los olivos lo que obliga a aplicar tratamientos fungicidas de origen cúprico para controlarlas.

La acción fungicida y bactericida de los compuestos insolubles de Cobre, se basa en la liberación lenta y constante del ion Cobre (II) o Cu2+ en contacto con el agua. Este tipo de compuestos, caracterizados por su elevada persistencia, actúan por contacto y de forma preventiva, formando una barrera protectora en la superficie de las hojas contra el ataque de hongos y bacterias. Los iones son absorbidos por las esporas de los patógenos hasta que la acumulación resulta letal. Las principales sales de Cobre que se emplean para uso fungicida y bactericida son el Sulfato Cuprocálcico (caldo bordelés), el Oxicloruro de Cobre, el Óxido de Cobre y el Hidróxido de Cobre.

A pesar de la acción preventiva y protectora de los cobres, la rápida propagación de enfermedades está relacionada con la falta de especificidad de los fungicidas cúpricos disponibles.

Efectividad contra los patógenos

Varios son los factores determinantes en la propagación de estas enfermedades:

  • La intensificación del cultivo, en plantaciones de alta densidad el riesgo es exponencial.
  • La mecanización de las labores agrícolas, como la poda y la recolección, que incrementa las heridas en las ramas aumentando el peligro de infección.
  • El tipo de cultivar, de mayor o menor susceptibilidad a determinados patógenos.
  • La ausencia de un diagnóstico fitopatológico preciso, que determine el patógeno exacto y descarte otras enfermedades con síntomas similares. 
  • La excesiva aplicación de tratamientos fúngicos inespecíficos que, en última instancia, no solo no logran eliminar la afección, sino que genera alta tolerancia en hongos y resistencias en bacterias. 

A pesar de la acción preventiva y protectora de los cobres y de los factores agronómicos, la realidad es que la rápida propagación de enfermedades está más relacionada con la falta de especificidad de los fungicidas cúpricos disponibles.

Interesados en el comportamiento y evolución de las afecciones y efectividad de los tratamientos, nos propusimos estudiar y verificar la acción de diferentes funguicidas cúpricos sobre los patógenos más extendidos. Los resultados obtenidos explicarían el grave repunte de las enfermedades aéreas en los últimos años:  

  • Lepra del olivo: «ESTUDIO IN VITRO DEL EFECTO DE FUNGICIDAS SOBRE N. VAGABUNDA».

Tabla de efectividad fúngica frente a Lepra

Hongo: Neofabraea vagabunda

Objetivo: estudio in vitro del efecto de algunos compuestos cúpricos y verificar su “Efecto Fungicida” (eliminación total del hongo) o “Fungistático” (frena/reduce el crecimiento del hongo).

Nº de fungicidas empleados: 10 compuestos (concentraciones indicadas por el MAPA para olivar y a distintos tiempos de exposición)

Resultados:

  • 6 compuestos tienen efecto fungistático consiguen reducir el crecimiento del hongo pero no lo eliminan por completo.
  • 4 de los productos testados no tienen ninguna actividad frente al hongo.

Ante estos resultados decidimos combinar diferentes compuestos cúpricos con fungicidas orgánicos de nueva generación sobre el hongo (a las concentraciones permitidas por el MAPA y a distintos tiempos exposición) y de esto modo, confirmar posibles tratamientos alternativos más eficaces. Los resultados obtenidos son muy interesantes y es que a partir de 2 horas de exposición algunos de los tratamientos tienen efecto fungicida, acción que no ocurre con los tratamientos cúpricos tradicionales.

Más información
  • Antracnosis del olivo: «Evaluación IN VITRO DEL EFECTO DE FUNGICIDAS SOBRE C. Acutatum».

Enfrentamiento fungicidas sobre Antracnosis

Hongo: Colletotrichum Acutatum

Objetivo: determinar in vitro el Efecto Fungistático y/o Fungicida de diferentes compuestos.

Nº de fungicidas empleados: 10 compuestos (concentraciones indicadas por el MAPA para olivar y a distintos tiempos de exposición)

Resultados:

  • Ninguno de los compuestos ensayados tiene efecto Fungicida.
  • 3 muestran acción fungistática alta.
  • 5 manifiestan actividad fungistática moderada y 2 muy escasa.

Más información

  • Repilo Plomizo del Olivo: «Evaluación in vitro del efecto de fungicidas sobre P. cladosporioides».

Tabla de efectividad fúngica frente a Repilo Plomizo

Hongo: Pseudocercospora cladosporioides

Objetivo: estudio in vitro del Efecto Preventivo y el Efecto Curativo de distintos de fungicidas sobre P. cladosporioides

Nº de fungicidas empleados: 5 compuestos (concentraciones indicadas por el MAPA para olivar y a distintos tiempos de exposición)

Resultados:

  • 3 fungicidas muestran efecto preventivo y curativo.
  • 2 no tienen actividad alguna frente al hongo.
Más información
  • Tuberculosis del Olivo: «ESTUDIO IN VITRO DEL EFECTO DE FUNGICIDAS SOBRE CEPAS DE P. SAVASTANOI».

Tabla de efectividad fúngica frente a Tuberculosis

Bacteria: Pseudomonas savastanoi

Objetivo: evaluar in vitro el efecto de determinados fungicidas sobre distintas cepas de p. savastanoi.

Nº de fungicidas empleados: 9 compuestos – 8 fungicidas y 1 fitofortificante- (concentraciones indicadas por el MAPA para olivar y a distintos tiempos de exposición)

Resultados:

  • 4 fungicidas inhiben el crecimiento, siendo 1 ellos el de mayor efecto inhibitorio. 
  • 5 carecen de efecto sobre la bacteria.
  • Se confirma que la exposición prolongada a compuestos cúpricos induce algún sistema de defensa en la bacteria que la hace más resistente.

Fungicida 7- Con efecto

Fungicida 8- Con efecto

Fungicida 1- Sin efecto

Fungicida 4- Con efecto

 

 

 

 

 

Más información

A tenor de los resultados obtenidos en los diferentes trabajos podemos concluir que:

  • No todos los fungicidas utilizados habitualmente para el tratamiento de enfermedades aéreas del olivar poseen el efecto deseado, NI PREVENTIVO NI CURATIVO, al menos in vitro. Siendo la inacción y el carácter fungistático de la mayoría lo que explicaría el repunte de las afecciones en los últimos años. 

  • El uso continuado de fitosanitarios inespecíficos contribuye a la selección de cepas más resistentes y/o virulentas y a la expansión de los fitopatógenos capaces de resistir al tratamiento con ellos.


Cambio de paradigma – Estrategia de Prevención-Identificación y Tratamientos personalizados-

Si bien, algunos de los compuestos cúpricos han sido incluidos en el reglamento (CE) 1107/2009, la limitación de su uso, sobre todo en relación con la cantidad de cobre aplicado por hectárea y año, es una realidad que será más restrictiva a corto y medio plazo. En este sentido, se hace necesario un cambio de paradigma en cuanto a la gestión de la sanidad vegetal del olivar y trazar estrategias de gestión de enfermedades en las que se priorice:

  1. Por una parte, la prevención tratando de anticipar el riesgo de infección o desarrollo de una enfermedad especialmente en lo referente a umbrales de enfermedad, momento de aplicación y dosis de producto. Es necesario eliminar prácticas tales como la aplicación de tratamientos conforme a calendarios preestablecidos, sin tener en cuenta los niveles de enfermedad en la zona o las posibilidades de infección según las condiciones ambientales.
  2. Por otra parte, la correcta identificación y diagnóstico fitopatológicos de enfermedades. Ya no basta con aplicar cualquier fungicida como tratamiento genérico para combatir una determinada enfermedad, sino la caracterización de la cepa patógena responsable de la afección y estudiar su susceptibilidad frente a diferentes fungicidas antes de realizar un tratamiento a gran escala en la totalidad de la finca. En definitiva, realizar un diagnóstico fitopatológico individualizado del olivar infectado que determine el tipo de cepa patógena y su susceptibilidad a diferentes fungicidas es la mejor opción para diseñar tratamientos personalizados más efectivos. Esto se traduce en un menor gasto económico para el olivicultor y un menor impacto medioambiental evitar aplicaciones innecesarias que encarecen los tratamientos y paralelamente puedan tener efectos adversos contra la planta y el suelo.

Es necesario un cambio de paradigma de la sanidad vegetal del olivar y trazar estrategias de gestión de enfermedades en las que se priorice la prevención y la realización de diagnósticos fitopatológicos individualizados con el objetivo de diseñar tratamientos personalizados más efectivos.

Restricciones legales

Con la finalidad de establecer una lista única de productos fitosanitarios a nivel europeo y un sistema único de registro de todas las sustancias activas que se comercialicen dentro de la UE, la Directiva 91/414/CE estableció unos criterios de evaluación y documentación, así como los requisitos para autorizar los productos fitosanitarios y fijar los LMRs (Límites Máximos de Residuos). Esta revisión afectó al 75% de las materias activas, principalmente a aquellas que tenían un perfil más desfavorable desde el punto de vista de la salud y del medio ambiente. El Parlamento Europeo aprobó el 13 de enero de 2009 el Nuevo Reglamento de comercialización de productos fitosanitarios, que regula la comercialización y el uso de los productos fitosanitarios durante los próximos 20 años. La revisión se inició en 2011 y se prevé que termine en 2020. Este Reglamento, que tiene por finalidad reforzar la protección del medio ambiente y de la salud humana y animal, supondrá una nueva revisión de las materias activas actuales y dificultará notablemente la puesta en el mercado de nuevas.

Todo ello está suponiendo, en algunos casos, un serio problema para los agricultores, dada la limitación de productos para llevar a cabo una estrategia adecuada y económicamente viable de lucha contra plagas y enfermedades, así como más posibilidades de aparición de resistencias al repetir tratamientos con los mismos productos químicos. En el caso del olivar, los productos registrados han sido revisados y algunos casos han sido incluidos, especialmente los compuestos cúpricos, y otros no como el Metalaxil, eficaz para el control de Phytophthora, o el Metam-Na y la Cloropicrina, desinfectantes de suelo empleados frente a Verticillium.

Normativa

  • Reglamento (CE) 1107/2009, de 21 de octubre, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo.
  • Directiva 2009/128/CE, de 21 de octubre, por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de plaguicidas.
  • Reglamento (CE) 1185/2009,  de 25 de noviembre, relativo a las estadísticas de plaguicidas.

Enlaces de interés


¿Te interesa conocer la efectividad de los fungicidas que aplicas, te ayudamos?


BIBLIOGRAFÍA
  • Perspectivas futuras del control químico de las enfermedades del olivo. 212 – OCTUBRE 2009
  • CORRO, M., ALONSO, J.L., GARCÍA, J.M. Usos menores de productos fitosanitarios en la Unión Europea. Problemática y posibles soluciones. PHYTOMA España 201: 77-82.
  • ROCA, L.F., VIRUEGA, J.R., ÁVILA, A., OLIVEIRA, R., MARCHAL, F., MORAL, J., TRAPERO, A. Los fungicidas cúpricos en el control de las enfermedades del olivo. Vida Rural 256: 52-56.
  • TRAPERO, A., BLANCO, M. A. Enfermedades. In: El cultivo de olivo. D. Barranco, R. Fernández Escobar, L. Rallo, eds. Coedición Junta de Andalucía / Mundi-Prensa, Madrid. pp. 595-656.
  • TRAPERO, A., ROCA, L.F., MORAL, J., LÓPEZ, F.J., BLANCO, M.A. Enfermedades del olivo. PHYTOMA España 209: 18-28.