En los últimos años ha aumentado considerablemente la incidencia de la Tuberculosis del Olivo, situación preocupante debido a su rápida propagación, la imposibilidad de su erradicación, la poca efectividad de los tratamientos de origen cúprico y la capacidad de resistencia de la bacteria. Para poder combatirla, hemos desarrollado un método que nos permite determinar el tratamiento más idóneo y eficaz.


 

 

SOBRE LA TUBERCULOSIS DEL OLIVO

La Tuberculosis del Olivo es una enfermedad producida por la bacteria fitopatógena Pseudomonas savastanoi. La infección se produce a través de heridas abiertas en el árbol que producen tumores, verrugas o excrecencias. Dichos tumores se forman principalmente en troncos, ramas, tallos y brotes aunque también se ha encontrado en hojas, frutos y raíces, sobre todo en tejido joven. Los síntomas visuales más característicos son tumores en ramas acompañado de decadencia generalizada del árbol, defoliación y disminución del tamaño del fruto.

El desarrollo de las verrugas se debe al incremento en la producción de la fitohormona ácido indolacético (AIA) y citoquinas sintetizadas por la bacteria. Una vez que la bacteria llega a la planta se multiplica en la superficie de tallos y hojas, de forma asintomática para la planta. Una vez ahí puede pasar la barrera epidérmica a través de cicatrices foliares, heridas, e incluso de estomas. Estas heridas están asociadas a determinadas prácticas agrícolas como la recolección o la poda, que se intensifican por la alta mecanización de dichas labores y su virulencia es más pronunciada en olivarse de alta densidad. Algunos fenómenos meteorológicos como el granizo o heladas también explicaría la aparición de llagas y la expansión de la enfermedad. 

TRATAMIENTO Y MEDIDAS DE CONTROL

Aunque la actividad de la bacteria es latente durante todo el año. Los periodos de mayor riesgo de infección suelen ser durante otoño y primavera debido a que se dan las condiciones de temperatura y humedad favorables para su propagación. Una vez infectado el olivo la propagación es muy rápida y su erradicación es prácticamente imposible. Por tanto, es fundamental adoptar medidas de prevención durante todo el año que limiten la acción del patógeno, eliminando la mayor parte de los tumores de las ramas afectadas mediante la poda selectiva (desinfectando adecuadamente la maquinaria a tal fin), evitar las heridas durante las labores agrícola especialmente durante la cosecha. Así como aplicar tratamientos en la épocas de mayor riesgo.

En cuanto al tratamiento químico, normalmente los fungicidas cúpricos y sus derivados que se emplean para el control de las enfermedades fúngicas están indicados contra la tuberculosis. No obstante, se ha observado algunos de ellos tienen baja a nula acción contra esta bacteria.

ESTUDIO DEL EFECTO DE FUNGICIDAS SOBRE P. SAVASTANOI

Interesados en el comportamiento y evolución de la enfermedad y la parcial efectividad de los tratamientos, nos propusimos investigar la acción de diferentes funguicidas cúpricos y testar su eficacia. Parar ello, realizamos un Estudio in vitro del efecto de distintos fungicidas y un fortificante para detectar cuáles son los más efectivos y proponer tratamientos más eficaces contra la enfermedad, limitando posibles resistencias y evitar aplicaciones innecesarias que puedan tener efectos adversos contra la planta y el suelo.

De los resultados obtenidos los más relevantes son:

  • Solo 4 de los 9 compuestos testados inhiben el crecimiento de la bacteria. Siendo el fungicida 7 es más efectivo.
  • La exposición prolongada a compuestos cúpricos inducen algún sistema de defensa en la bacteria que la hace más resistente.

Una vez infectado el olivo la propagación es muy rápida y su erradicación es prácticamente imposible. Siendo especialmente virulenta en plantaciones mecanizadas de alta densidad.

RECOMENDACIONES

  • Realizar tratamientos preventivos con los compuestos más efectivos.
  • Para evitar los problemas de resistencias, es recomendable el uso alterno de otro tipo de compuestos que muestre eficacia frente a P. savastanoi. 
  • Si el olivar tuviese una infección severa, se recomienda realizar un Estudio Fitopatológico de Precisión y comprobar que fungicidas son los más apropiados.

Este estudio nos ha permitido desarrollar un método de lucha contra la Tuberculosis del Olivo con el que podemos asesorar sobre el tratamiento más adecuado para cada finca y evitar aplicaciones innecesarias que encarecen los tratamientos.

Estudio Fitopatológico de Precisión

Diagnóstico de enfermedades y diseño de terapias sanitarias personalizadas, eficaces y seguras.

Estudio Fitopatológico de Precisión by AGROCONSULTING


¿Buscas un tratamiento eficaz contra la Tuberculosis, hablamos?


Este estudio fue presentado en el Foro del Olivar y el Medio Ambiente del XVII Simposio Científico-Técnico de EXPOLIVAFeria Internacional del Aceite de Oliva e Industrias Afines, celebrado en Mayo de 2015 en Jaén. 

Artículos relacionados
Descubriendo Super Bacterias en olivar

Bacterias PGPR estimuladoras del desarrollo radicular y vegetativo.

Nuevas enfermedades causantes de chancros en olivar

Chancros en tallos y ramas de origen desconocido.

Desarrollo de qPCR para la detección precoz del Repilo Plomizo

Una herramienta para el diagnóstico rápido de la enfermedad.

Tratamiento efectivo para combatir la Alternaria del olivo

Un estudio para conocer la efectividad de distintos fungicidas comerciales.

¿Podemos ayudarle? Escríbenos