Como ya adelantamos en el artículo Alternaria, una enfermedad emergente del olivo, la alternariosis es una de las enfermedades aéreas más desconocidas y lesivas en olivar. Su rápida expansión está provocando importantes daños en el cultivo y considerables pérdidas económicas al disminuir la cantidad y calidad de la cosecha, especialmente por la podredumbre de las aceitunas.


Esta explosiva propagación se explicaría, además de por factores agronómicos como la densidad de las plantaciones, el grado de mecanización o la susceptibilidad del cultivar, por la falta de identificación y diagnóstico de la afección, la confusión con otras enfermedades aéreas con sintomatología similar, especialmente con Colletotrichum acutatum (responsable de la Antracnosis o Aceituna jabonosa) y con Neofabraea vagabunda (responsable de la Lepra del olivo) y la escasa o nula efectividad de los tratamientos fitosanitarios genéricos que además del impacto económico y medioambiental, está generando fuertes resistencias dificultando su control.

En este contexto iniciamos un estudio in vitro para conocer la efectividad de distintos fungicidas comerciales, determinar su efecto preventivo y/o curativo (Efecto Fungistático – Efecto Fungicida) y poder proponer tratamientos más certeros para la prevención y control de la enfermedad. Inicialmente, a partir de material vegetal afectado, aislamos e identificamos genéticamente la especie Alternaria alternata para posteriormente enfrentarla a nueve fungicidas y la combinación de dos de ellos, a las concentraciones establecidas por el MAPA 2021 y a diferentes tiempos. Las diferentes cepas identificadas como Alternaria alternata fueron incorporadas a nuestro banco de microorganismos mediante conservación en frío con la adición de agentes crioprotectores.

Iniciamos un estudio para conocer la efectividad de distintos fungicidas comerciales para combatir la enfermedad.

Una vez expuesta Alternaria a los diferentes fitosanitarios y trascurrido el tiempo de incubación, estudiamos el Porcentaje de Inhibición del Crecimiento (PIC) de cada fungicida y dosis con respecto a los controles obteniendo los siguientes resultados:

1. Estudio del Efecto Preventivo

Los resultados revelan que los Fungicidas 1, 2, 3 y 9 a las concentraciones mínima y máxima, así como, la combinación de los Fungicidas 7 y 9 ejercen un potencial efecto inhibitorio del crecimiento del fitopatógeno en presencia de estos tratamientos, obteniendo un porcentaje de inhibición del crecimiento (PIC) superior al 85% en todos los casos (Tabla 2). También cabe destacar la acción del Fungicida 5 a concentración máxima, cuyo PIC también es superior al 85%. Estos resultados indican que en presencia de estos fungicidas el fitopatógeno es incapaz de crecer, infectar o desarrollar la enfermedad.

2. Estudio del Efecto Curativo

La evaluación del efecto curativo determinó que ninguno de los fungicidas ejerce tal efecto sobre el hongo, obteniendo un PIC entre 0-40% en todos los casos (Tabla 3). Es decir, cuando estos fitosanitarios dejan de estar presentes, el patógeno recupera su crecimiento permitiendo el desarrollo de la enfermedad. 

Conclusiones

1. De los 9 fungicidas ensayados, cuatro de ellos (Fungicidas 1, 2, 3 y 9), a concentración mínima y máxima, el Fungicida 5 a concentración máxima y la combinación de fungicidas (Fungicida 7+9) son capaces de inhibir in vitro el crecimiento del patógeno durante su exposición a estos fitosanitarios obteniendo porcentajes de inhibición del crecimiento (PIC) superiores al 85%.

2. Podemos deducir que en condiciones ex vitro la presencia de los Fungicidas 1, 2, 3 y 9, el Fungicida 5 y la combinación de los Fungicidas 7+9, podrían prevenir la infección y establecimiento de la enfermedad o, al menos, ralentizarla.

3. Ninguno de los fitosanitarios ensayados muestran un Efecto Fungicida. Ninguno elimina el hongo, recuperándose este tras su exposición al tratamiento.

4. Los fitosanitarios con potencial acción preventiva ejercen un Efecto Fungistático al contener el desarrollo de la enfermedad durante el tratamiento de forma eficaz pero el hongo recupera su crecimiento cuando el tratamiento se retira.

5. Este Efecto Fungistático junto al uso continuado de los mismos tratamientos podría explicar el gran desarrollo de la enfermedad en olivar.

Este tipo de ensayo también lo realizamos y actualizamos periódicamente para Antracnosis, Repilo plomizoLepra, Tuberculosis y Fusarium, lo que nos proporciona información de gran valor para diseñar terapias sanitarias personalizadas, a nivel de finca y cepa, logrando controlar su desarrollo y reduciendo su impacto, incluso por debajo del “umbral de riesgo”, sin que perjudique a la plantación ni amenace la cosecha ni a la biodiversidad y recuperado gran parte de los árboles afectados.

Este ensayo nos proporcionan información de gran valor para diseñar terapias sanitarias dirigidas, a nivel de finca y cepa, logrando controlar el desarrollo de determinadas enfermedades y reduciendo su impacto.

Identificación de fitopatógenos

Análisis avanzado para la identificación genética de fitopatógenos y el diagnóstico de enfermedades.

¿HABLAMOS?


El efecto preventivo in vitro es la actividad que ejerce el fungicida sobre el crecimiento y/o supervivencia del patógeno durante la exposición directa al fungicida. En condiciones de campo (ex vitro), el efecto preventivo hace referencia al tratamiento del cultivo de manera previa a la infección para impedir que el fitopatógeno infecte y se establezca o, al menos, ralentice la infección.
El efecto curativo in vitro consiste en la actividad del fungicida sobre el crecimiento o supervivencia del patógeno de manera posterior a la exposición al fitosanitario. En condiciones de campo (ex vitro), el efecto curativo hace referencia a la actividad del fitosanitario sobre el hongo una vez que éste ha infectado y se ha establecido en el árbol y si el fitosanitario es capaz de eliminarlo (efecto fungicida) o solo ralentiza su crecimiento en presencia del tratamiento (efecto fungistático).

¿Quieres saber cuál es el mejor tratamiento para combatir la Alternariahablamos?


Este estudio fue presentado en el Foro Olivar y Medio Ambiente del Symposion científico-técnico de Expoliva 2021.
Artículos relacionados
Nuevas enfermedades causantes de chancros en olivar

Chancros en tallos y ramas de origen desconocido.

Desarrollo de qPCR para la detección precoz del Repilo Plomizo

Una herramienta para el diagnóstico rápido de la enfermedad.

Los cuidados del olivo para su recuperación postcosecha

Recomendaciones para cuidar el olivo tras la cosecha.

Alternaria, una enfermedad emergente del olivo

Una nueva enfermedad en máxima expansión.

¿Podemos ayudarle? Escríbenos