Alternaria sp y la podredumbre de las aceitunas

Alternaria sp es un género de hongos fitopatógenos responsable de la podredumbre de frutos ampliamente distribuido en gran variedad de cultivos. En olivar se están detectando numerosos casos, donde hasta ahora esta enfermedad era prácticamente desconocida. Su confusión con otros patógenos con sintomatología similar, como Colletotrichum acutatum, está provocando su expansión al aplicar tratamientos cúpricos genéricos con escasa eficacia. Para evitar errores de diagnóstico iniciamos un estudio para verificar la presencia de este hongo, así como evaluar posibles tratamientos para su prevención y control.


SOBRE EL GÉNERO ALTERNARIA SP

Conidias de Alternaria alternata. Töfoli et al., 2013

Alternaria sp es un género de hongos oportunistas que pueden actuar como saprófitos, descomponiendo madera y restos vegetales, o fitopatógenos causando manchas necróticas en hojas y tallos y podredumbre en frutos. Las afecciones originadas por este género afectan a multitud de cultivos como cereales, hortícolas y frutales tanto leñosos como herbáceos (Pitt y Hocking, 1997; Ostry, 2008; Logrieco et al., 2009) causando graves daños e importantes pérdidas económicas. Su patogenicidad se ha asociado con la producción de toxinas que pueden ser inespecíficas o específicas y afectan a un hospedador concreto (Rotem, 1994; Thomma, 2003; Agrios, 2005). Las específicas son cruciales para el desarrollo de la actividad patogénica del hongo, ya que, esto hace que muchas especies de este género que se conocen como saprófitas puedan convertirse en patógenas de plantas (Jonathan et al., 2001).

En el caso del olivar, este fitopatógeno provoca podredumbre seca y negra de las aceitunas. Los conidios del hongo se diseminan por el viento y penetran en el fruto a través de heridas causadas por picaduras de insectos, agentes meteorológicos, daños durante la recolección, etc. infectando hojas y frutos, ya sean maduros o en proceso de maduración, y causando podredumbre de los mismos. Entre los factores ambientales que influyen en el desarrollo de Alternaria sp. destacan la temperatura y la actividad de agua. Su temperatura óptima de crecimiento está comprendida entre 22 y 28ºC, siendo 25ºC la idónea para la esporulación, junto con la presencia de humectación sobre la planta por lluvias o rocío durante 3-36 horas.

Frutos afectados por Alternaria sp.

Además de la podredumbre de los frutos en el árbol, la infección del hongo se ve favorecida cuando se produce un desfase entre la recolección y la molturación de la aceituna en la almazara, puesto que, las condiciones de humedad y temperatura elevadas que se dan durante el almacenamiento en la tolva hacen que se favorezca el desarrollo del hongo (Barranco et al., 2004). La infección de Alternaria sp también afecta a la calidad del aceite, aumentado su acidez y el índice de peróxidos. Algunos estudios en Italia han confirmado experimentalmente que las toxinas producidas por este patógeno pueden pasar al aceite, sin repercusiones para su consumo pero sí afectando a sus características organolépticas (Tjamos, 1993). Las altas densidades de algunas plantaciones, las podas irregulares y la recolección tardía son otros de los factores que favorecen esta enfermedad (Töfoli et al., 2013) junto a la susceptibilidad del cultivar están provocando importantes brotes de pudrición.

Las altas densidades de las plantaciones, las podas irregulares y la recolección tardía son algunos de los factores que favorecen esta enfermedad que, además, suele confundirse con la antracnosis del olivo. 

En la actualidad, hay múltiples enfermedades de origen microbiológico que afectan al cultivo del olivar y, algunas de ellas aún son desconocidas debido a que, por su sintomatología similar a las ya descritas, tienden a confundirse con ellas y no se plantea la posibilidad de que se traten de otras enfermedades emergentes. Este es el caso de Alternaria sp que suele confundirse con Colletotrichum acutatum (agente causal de la antracnosis o aceituna jabonosa).

Evaluación in vitro del efecto preventivo y/o curativo* de dos fungicidas sobre Alternaria sp

Con el objetivo de evitar errores de diagnóstico, valorar la eficacia de compuestos cúpricos para combatir la enfermedad y proponer tratamientos específicos, desarrollamos una investigación para verificar la presencia e infección de este hongo en olivar afectado y evaluar posibles tratamientos para su prevención y control. Para ello, aislamos e identificamos Alternaria sp procedente de aceitunas y peciolos de fincas visiblemente afectadas. Y posteriormente evaluamos el efecto preventivo y curativo in vitro de dos fungicidas comerciales a concentraciones mínimas y máximas (MAPA, 2019) sobre la cepa previamente aislada (Imagen 1).

Imagen 1. Cultivo puro de Alternaria sp

Imagen 2. Evaluación del Efecto Curativo. Observamos cómo el crecimiento del hongo en las placas tratadas es igual o incluso superior al de las placas control (fila izquierda).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los resultados del estudio del Efecto Preventivo revelan que ambos fungicidas son efectivos a ambas dosis, obteniendo un porcentaje de inhibición del crecimiento (PIC) del 100% en todos los casos (Gráfico 1). Estos resultados indican que, en presencia de estos fungicidas, el fitopatógeno Alternaria sp es incapaz de crecer, infectar o establecer la enfermedad en el cultivar, por lo que, los fitosanitarios ejercen un eficaz efecto preventivo.

La evaluación del Efecto Curativo determinó que ninguno de los fungicidas ejerce tal efecto sobre el hongo obteniendo un PIC de entre 0-25% en todos los casos (Gráfico 2). Es decir, cuando el compuesto deja de estar en contacto con el patógeno, éste recupera su crecimiento y desarrollo de forma normal permitiendo el desarrollo de la enfermedad en el cultivo (Imagen 2).

Gráfico 2. Efecto Curativo de dos fungicidas sobre Alternaria sp

Gráfico 1. Efecto Preventivo de dos fungicidas sobre Alternaria sp.

 

 

 

 

 

 

Con estos resultados podemos afirmar que los fungicidas empleados tienen un Efecto Preventivo eficaz sobre el Alternaria sp. Sin embargo, carecen de Efecto Curativo, ya que el hongo recupera su ciclo biológico una vez que deja de estar en contacto con los fungicidas.


*El Efecto Preventivo, en condiciones in vitro, es la actividad que ejerce el fungicida sobre el crecimiento y/o supervivencia del patógeno durante la exposición directa al fungicida (tratamiento), es decir, cómo afecta el fungicida durante el tratamiento al crecimiento o supervivencia del hongo. En condiciones de campo, el efecto preventivo hace referencia al tratamiento del cultivo de manera previa a la infección para impedir que el fitopatógeno infecte y se establezca en dicho cultivo o, al menos, ralentice la infección.
Por su parte, el Efecto Curativo, en condiciones in vitro, consiste en la actividad del fungicida sobre el crecimiento o supervivencia del patógeno de manera posterior a la exposición al fitosanitario, es decir, cuando el patógeno deja de estar expuesto al fungicida. En condiciones de campo, el efecto curativo hace referencia a la actividad del fitosanitario sobre el fitopatógeno una vez que éste ha infectado y se ha establecido en el cultivo y si el fitosanitario es capaz de eliminarlo (efecto fungicida) o ralentizar su crecimiento y controlar la infección (efecto fungistático).

¿Tus aceitunas muestran síntomas de podredumbre y los tratamientos no son efectivos, te ayudamos?


Fuentes
  • Agrios GN. 2005. Plant Pathology. 5th ed. Elsevier Academic Press, San Diego, USA. 922 p.
  • Barranco D, Fernández-Escobar R, Rallo L. (2004). El cultivo del olivo. Mundi-Prensa (Ed.), Madrid, España.
  • Jonathan EM, Hille J. 2001. Host-selective toxins as agents of cell death in plant–fungus interactions. Molecular Plant Pathology, 4:229-239.
  • Logrieco A, Moretti A, Solfrizzo M. 2009. Alternaria toxins and plant diseases: an overview of origin, occurrence and risks. World Mycotoxin Journal 2, 129-140.
  • Ostry V. (2008). Alternaria mycotoxins: An overview of chemical characterization, producers, toxicity, analysis and occurrence in foodstuffs. World Mycotoxin Journal 1, 175-188.
  • Pitt JI, Hocking AD. (1997). Fungi and food spoilage. Blackie Academic and Professional (Ed.), Londres, Reino Unido.
  • Rotem J. 1994. The genus Alternaria. Biology, epidemiology, and pathogenicity. APS Press St. Paul, MN, USA, 326 p.
  • Tjamos, EC. 1993: Prospects and strategies in controlling Verticillium wilt of olive. Bull. OEPP/EPPO Bull. 23: 505-512.
  • Thomma B. 2003. Alternaria : from general saprophyte to specific parasite. Molecular Plant Pathology, 4:225-236.
  • Töfoli JG, Domingues RJ, Ferrari JT. 2013. Nogueira Biológico, São Paulo, v.75, n.1, p.53-61, jan. /jun.