Facebook Twitter Google +
AGROCONSULTING | Sodificación y Recuperación del Suelo del Olivar
Un novedoso método analítico que recrea en laboratorio un bulbo húmedo artificial, similar al bulbo húmedo natural del olivo que se forma como consecuencia del riego localizado.
Bulbo húmedo, infiltración, sodificación, recuperación, sodio, calcio, riego, olivar y medioambiente, fertilidad química, suelo olivar, agua de riego, salinidad, riego por goteo, riego localizado, conservación del suelo
3617
single,single-post,postid-3617,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,

Sodificación y Recuperación del Suelo del Olivar

Bulbo húmedo olivo by Agroconsulting

Sodificación y Recuperación del Suelo del Olivar

Publicado por AGROCONSULTING en Agricultura sostenible, I+D+i, Sanidad vegetal, Suelo del olivar 22 dic 2015
E

l proyecto “Desarrollo de un método para simular un bulbo húmedo artificial de olivo” es un novedoso método analítico que recrea en laboratorio un bulbo húmedo artificial, similar al bulbo húmedo natural que se forma como consecuencia del riego localizado.

La finalidad de proyecto es estudiar en laboratorio cómo afectan las diferentes aguas de riego a la calidad del suelo del olivar, especialmente problemas de sodificación y su recuperación. Así como predecir futuros escenarios que permitan proteger y conservar los suelo, evitar la improductividad del olivar y asegurar producciones.

En la actualidad el sistema de riego más extendido es el riego por goteo o riego localizado, este sistema ha demostrado aumentar la producción, hasta el punto de llegar a duplicarla en algunas parcelas. Y, aunque a corto plazo la administración de cualquier agua de riego ha demostrado mejorar ampliamente la producción, con el tiempo el empleo de aguas de riego de mala calidad provoca una pérdida de fertilidad del suelo, especialmente en el bulbo húmedo, donde se concentra el riego [2].

Uno de los principales problemas del uso de aguas de riego de mala calidad, es la salinización y sodificación del suelo, como consecuencia del elevado contenido de estos compuestos en el agua. Un exceso de sales provoca la acumulación de estas en el suelo, aumentando la tensión osmótica y provocando que las plantas encuentran mayor dificultad para absorber agua y nutrientes.

Con el tiempo el empleo de aguas de riego de mala calidad provoca la pérdida de fertilidad del suelo. E incluso la proliferación de hongos asociados a enfermedades como phytophthora y pythium, responsables de la “seca” del olivo.

Por otro lado la acumulación excesiva de una sal en concreto, el sodio, tiene efectos aún más perniciosos, ya que este interactúa con otros cationes de la solución del suelo, desplazándolos y disminuyendo su reservorio en el suelo [3,4]. Esta sustitución catiónica por sodio, desemboca además en problemas físicos en el suelo, ya que este catión interactúa con las arcillas y destruye la estructura, lo que a su vez provoca encostramiento, problemas de hipoxia por la pérdida de porosidad y a largo plazo el desarrollo de hongos asociados a encharcamientos, tales como phytophthora y pythium, responsables de la “seca” del olivo. Si bien esta problemática está bien descrita en campo es difícil estudiarla en laboratorio dada la dificultad de simular un ecosistema edáfico natural. 

 

Hemos desarrollado un método que imita el bulbo húmedo formado en los olivares con riego por goteo para poder analizar y recrear en laboratorio diferentes escenarios, tales como una salinización, sodificación y enmienda.

Con este fin hemos desarrollado una metodología que imita el bulbo húmedo formado típicamente en los olivares con riego por goteo para poder analizar y recrear en laboratorio diferentes escenarios, tales como una salinización, sodificación y enmienda… Este método nos permite estudiar el comportamiento del suelo, el proceso de degradación físico-química, así como posibles medidas para disminuir o corregir este tipo de problemáticas.

Infografía bulbo húmedo del olivo

METODOLOGÍA Y RESULTADOS

Esta investigación consiste en el estudio de varias muestras de suelo sometidas a simulaciones:

  • Simulación de riego localizado: agua de riego con elevado contenido en bicarbonato sódico (sodificación). Estudio de partida.
  • Simulación de lluvia: agua de lluvia con agua destilada.
  • Enmienda cálcica: agua con elevado contenido en calcio para intentar recuperar las propiedades del suelo.

Bulbo húmedo artificial en laboratorio Bulbo húmedo artificial en laboratorio

 

 

 

 

 

 

 

 

De cada simulación o tratamiento se recogió y analizó el extracto de percolación, se midió la velocidad de infiltración (Figura 1), el tiempo de retención (Figura 2) y el pH del bulbo (Figura 3), lo que indicó qué compuestos y en qué proporción han sido retenidos en el suelo.

Velocidad infiltraciónA la vista de estos resultados, podemos decir que efectivamente el uso de un agua de mala calidad provoca una sodificación evidente sobre nuestro bulbo húmedo artificial, tal y como haría sobre cualquier suelo, subiendo su pH, y disminuyendo su capacidad para infiltrar. Mientras el agua de lluvia acentúa este problema, y la enmienda consigue recuperar el bulbo, aunque en ningún caso aproximándose a valores iniciales, probablemente porque el daño ocasionado a la fertilidad física del suelo, no puede recuperarse, al menos a corto plazo, mediante una enmienda cálcica. 

 

 

 

Tiempo de retención

Respecto a los tratamientos aplicados, se observa una clara sodificación del suelo al utilizar un agua de riego de dudosa calidad, lo que disminuye en gran medida su capacidad de infiltración, con los problemas que ellos puede desatar (encostramiento, erosión, pérdida de porosidad…), así como la fertilidad química (pH elevado que provoca bloqueo de nutrientes).

 

 

 

 

F3. pHSe observa también que la lluvia no hace más que aumentar los problemas provocados por la sodificiación, y que la enmienda, si bien es capaz de recuperar en gran parte la fertilidad química del suelo, disminuyendo el pH y llevando los cationes a niveles similares a los iniciales, a corto plazo es incapaz de recuperar la fertilidad física, por lo que podríamos decir que el daño provocado por la sodificación, solo es recuperable en parte.

 

 

Los resultados obtenidos gracias a este proyecto confirman que el bulbo húmedo artificial se comporta de manera muy similar a un bulbo húmedo en campo por tanto el método desarrollado es válido para su uso en laboratorio.

CONCLUSIONES

Este método es una fuente de información única, porque permite analizar los cambios en el suelo del olivar antes y después aplicación de agua, ya sea de riego o lluvia. De este modo, funciona como un “barómetro” que señala los cambios en el medio edafológico y ambiental del ecosistema del olivar en respuesta a los riegos.

Este método es una fuente de información única, porque permite analizar los cambios en el suelo del olivar antes y después aplicación de agua, ya sea de riego o lluvia.

Este estudio “Sodificación y recuperación del suelo del olivar”, que fue presentando en el XVII Simposium Científico-Técnico Expoliva 2015 en el Foro del Olivar y Medioambiente, aporta gran información sobre el ecosistema edáfico del olivar, el deterioro que sufre el suelo debido al uso de aguas de dudosa calidad, el agotamiento de los nutrientes, la erosión, la proliferación de enfermedades y otras amenazas, y propone medidas correctoras o preventivas para revertir esta situación y  evitar su degradación total.

Comunicación Bulbo Húmedo Artificial by Agroconsulting-Expoliva 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA 

2. Jasso-Chaverría, C., Vera-Muñoz, J., Nuñez-Escobar, R., Martínez-Hernández, J., Sánchez-García, P. Distribution of ions in the moist soil bulb as a product of drip fertigation. Agrocencia 35 (3), 2001, 275-285.
3. Levy, G.J., Fine, P., Goldstein, D., Azenkot, A., Zilberman, A., Chazan, A., Grinhut, T. Long term irrigation with treated wastewater (TWW) and soil sodification. Biosystems Engineering 128, 2014, 4-10.
4. Aragüés, R., Medina, E.T., Martínez-Cob, A., Faci, J. Effects of deficit irrigation strategies on soil salinization and sodification in a semiarid drip-irrigated peach orchard. Agricultural Water Management 142, 2014, 1-9.

 ¿Te interesa esta información, Hablamos?

¿Quieres saber más el impacto del agua de riego en el suelo de olivar de regadío? Lee este artículo

Comparte esto en:

    Publicar un comentario